¿Dónde se Ubica la Memoria en el Cerebro?

Muchas veces nos hemos preguntado, ¿en qué lugar de nuestro cerebro queda la memoria? Para empezar, debemos tener en cuenta…

¿Qué es la memoria y que funciones tiene?

Se refiere al almacenamiento, la retención y la recuperación de información, incluidas las experiencias pasadas, el conocimiento y los pensamientos.

La memoria para obtener información específica puede variar mucho según el estado de ánimo del individuo. También puede variar según el contenido de la información en sí.

Por lo tanto, la información que es novedosa o emocionante tiende a ser recordada mejor que la información que no es interesante u ordinaria.

La falla de la memoria puede deberse a la falta de almacenamiento adecuado de la memoria, a la falta de retención de la información (olvido) y a la imposibilidad de recuperar la información más adelante.

¿Dónde está ubicada la memoria?

La realidad es que “La memoria” no tiene una ubicación específica. Ya que la memoria es el almacenamiento de la información. Pero los recuerdos, si están ubicados.

Los recuerdos no se almacenan en una sola parte del cerebro. Los recuerdos se almacenan en neuronas ubicadas en diferentes partes del cerebro, se recuerdan utilizando otras partes y se conectan a incluso más partes a través de vías sinápticas.

La memoria, el aprendizaje y la cognición en general, son procesos complejos que utilizan casi todas las partes del cerebro entre detectar, codificar, almacenar y recordar recuerdos.

Los recuerdos se almacenan principalmente en la corteza frontal y el hipocampo, pero no exclusivamente (el lóbulo frontal, la corteza motora, el cerebelo, la amígdala, el lóbulo temporal, la corteza prefrontal también están implicados).

Más allá de esto, cada memoria está conectada a prácticamente cualquier otra área del cerebro a través de redes sinápticas.

Entonces, cuando pensamos o recordamos algún “recuerdo”, estamos usando la mayor parte de nuestro cerebro para mostrar muchos interactivos de información sensorial, y luego, incluso más áreas están trabajando para convertirlo en una imagen compuesta útil.

También te puede interesar  Cómo Mejorar la Memoria a Largo Plazo

Sin embargo, los estudios muestran que cada parte de la memoria sensorial se almacena en neuronas específicas, relacionadas con el tipo de información en su área respectiva del cerebro y que la memoria puede potencialmente verse afectada por la luz, empleando tecnología neurológica moderna.

Como tal nuestros recuerdos no se encuentran en un punto específico del cerebro, ya que son demasiados los lugares donde son almacenados en el cerebro.

Nuestro cerebro se encuentra en ocasiones solo un poco similar a un ordenador, te explicaremos más sobre esto. A continuación.

Diferencias entre el cerebro y una computadora

Los cerebros y las computadoras tienen en cierto modo algunas relaciones como, ambas conservan la memoria, pueden perderla, tienen una gran capacidad de almacenamiento y otras cosas que de alguna manera son muy parecidas.

Sin embargo, hoy pensamos en destacar sus diferencias

·         Las computadoras son digitales, los cerebros son análogos

Es fácil pensar que las neuronas son esencialmente binarias, dado que disparan un potencial de acción si alcanzan un cierto umbral, y de lo contrario no disparan. Esta similitud superficial con los “1 y 0” digitales ocultas una amplia variedad de procesos continuos y no lineales que influyen directamente en el procesamiento neuronal.

Por ejemplo, uno de los principales mecanismos de transmisión de la información parece ser la velocidad a la que disparan las neuronas, una variable esencialmente continua. De manera similar, las redes de neuronas pueden disparar en relativa sincronía o en un desorden relativo; esta coherencia afecta la fuerza de las señales recibidas por las neuronas aguas abajo.

Finalmente, dentro de cada neurona se encuentra un circuito integrador con fugas, compuesto por una variedad de canales iónicos y potenciales de membrana continuamente fluctuantes.

·         Uso de la memoria en computadoras y en el cerebro

En las computadoras, se accede a la información en la memoria al sondear su dirección de memoria precisa. Esto se conoce como memoria direccionable por bytes.

Por el contrario, el cerebro utiliza memoria direccionable por contenido, de modo que se puede acceder a la información en la memoria mediante la “activación de propagación” desde conceptos estrechamente relacionados.

Por ejemplo, pensar en la palabra “zorro” puede extender automáticamente la activación a recuerdos relacionados con otros animales inteligentes, jinetes a caballo que cazan zorros o miembros atractivos del sexo opuesto.

También te puede interesar  Batidos para Mejorar la Memoria y la Concentración

El resultado final es que su cerebro tiene una especie de “Google incorporado”, en el que solo unas pocas claves (palabras clave) son suficientes para recuperar una memoria completa.

Por supuesto, se pueden hacer cosas similares en las computadoras, principalmente construyendo índices masivos de datos almacenados, que luego también necesitan almacenarse y buscar la información relevante (de hecho, esto es más o menos lo que hace Google, con algunos giros).

·         Velocidad de procesamiento no está fija en el cerebro; no hay reloj del sistema

La velocidad del procesamiento de la información neuronal está sujeta a una variedad de restricciones, incluyendo el tiempo para señales electroquímicas para atravesar axones y dendritas.

El tiempo de difusión de neurotransmisores a través de la hendidura sináptica, diferencias en la eficacia sináptica, la coherencia de la descarga neuronal, la disponibilidad actual de neurotransmisores y la historia previa de disparo neuronal.

Aunque existen diferencias individuales en algo que los psicometristas llaman “velocidad de procesamiento”, esto no refleja una construcción monolítica o unitaria, y ciertamente nada tan concreto como la velocidad de un microprocesador.

En cambio, la “velocidad de procesamiento” psicométrica probablemente indexa una combinación heterogénea de todas las restricciones de velocidad mencionadas anteriormente.

De manera similar, no parece haber ningún reloj central en el cerebro, y existe un debate sobre cómo son en realidad los dispositivos de relojería del cerebro. Para usar solo un ejemplo, a menudo se piensa que el cerebelo calcula información que involucra un tiempo preciso, como se requiere para movimientos delicados.

Sin embargo, la evidencia reciente sugiere que el mantenimiento del tiempo en el cerebro tiene más similitudes con las ondas cerebrales que con un reloj digital estándar.

Deja Tu Comentario