Qué es la memoria procedimental

Esta es la parte de nuestra memoria donde se guardan todas nuestras habilidades y destrezas que hemos aprendido durante toda nuestra vida, es decir, en esta parte de la memoria guardamos cosas como manejar bicicleta, nadar, vestirnos, maquillarnos… etcétera.

Esta tiene que ver mucho con el sistema motriz, ya que este es el que nos ayuda a realizar cualquier movimiento, como saludar, caminar, mover todo nuestro cuerpo en su totalidad.

La memoria procedimental es un tipo de memoria a largo plazo instintivo, es decir, que podemos recordar las habilidades nombradas anteriormente, aunque haya pasado mucho tiempo sin practicarlas, las hacemos automáticamente.

Explicación más sencilla de una memoria procedimental

Las memorias de procedimiento comienzan a formarse muy temprano en la vida a medida que comienzas a aprender a caminar, hablar, comer y jugar. Estos recuerdos se vuelven un poco inexplicables ya que al momento de realizar este tipo de acciones esto se vuelve casi automático.

No es necesario que pensar conscientemente sobre cómo realizar estas habilidades motoras; simplemente los haces, si alguna vez lo has pensado.

Si bien es fácil demostrar estas acciones, explicar cómo y dónde las aprendiste puede ser mucho más difícil. En muchos casos, aprendes estas habilidades durante la infancia principalmente.

Aprender a caminar es un gran ejemplo. Una vez que se aprende esta acción, no es necesario que recuerde conscientemente cómo funciona el proceso. Su memoria de procedimiento toma el control y le permite realizar la habilidad sin pensarlo.

Para actividades como aprender a conducir o andar en bicicleta, simplemente se debe practicar constantemente hasta que salga como es planeado.

Entre otros ejemplos:

  • Escribir con un bolígrafo
  • Escribiendo en un teclado
  • Jugando al baloncesto
  • Tocando el piano
  • Nadando
  • Para caminar

Diferencias entre memoria procedimental y memoria declarativa

La memoria de procedimiento es considerada en cierta forma como la memoria implícita. Los recuerdos implícitos son aquellos que se forman sin esfuerzo.

Cuando las letras de una canción popular se quedan pegadas en tu cabeza, ese es un ejemplo de memoria implícita en el trabajo. No has dedicado ningún esfuerzo para aprender la letra y la melodía de la canción.

También te puede interesar  Cuatro Motivos De La Pérdida De Memoria.

Simplemente escucharlo en el fondo a medida que avanza en su día conduce a la formación de una memoria implícita.

Las memorias declarativas, por otra parte, son aquellas cosas que recuerdas intencionalmente y de alguna manera requieren un cierto esfuerzo consciente para traerlas a la memoria.

También es conocida como memoria explícita, este tipo de memoria involucra cosas tales como recordar información para una prueba, que tienes una tarea importante que realizar, una cita al médico y la dirección de tu hogar etcétera.

A menudo las memorias de procedimiento son difíciles de explicar. Si alguien te pregunta cómo manejas un automóvil o andas en bicicleta, es posible que te cueste expresarlo con palabras.

Sin embargo, si te preguntaran cómo conducir hasta tu casa, probablemente podría articular la ruta con bastante facilidad.

Recordar el proceso físico de cómo hacer algo (como conducir un automóvil) es una memoria de procedimiento, mientras que recordar la ruta que debe tomar para llegar a algún lugar es una memoria declarativa.

Ventajas de la memoria procedimental

Las ventajas que otorga la memoria procedimental, son tan naturales que seguramente que pudiste no haberlo conocido hasta hoy.

A continuación, te mencionaremos en este blog algunas ventajas que te permite este proceso.

Desde el momento en que tenemos conciencia, somos capaces de aprender habilidades de la vida diaria. Y esto se va convirtiendo en costumbre debido a que cada día somos capaces de aprender cosas nuevas.

Las principales ventajas de la memoria procedimental son:

  • Permite percibir acciones, esto se debe a las costumbres o experiencias vividas.
  • Realizar varias tareas con mayor facilidad.
  • Recordar cosas recientemente escuchadas o algunas que pensaste haber olvidado.
  • Recibir información que, aunque sea muy poca, se puede comprender.

Por ejemplo:

Habilidades de la vida diaria como, caminar, comer, leer, correr, todas en un momento fueron difíciles de aprender por muy fáciles que parezcan hasta el día de hoy.

Al comienzo aun así siendo niños inconscientes, era algo “difícil” en el caso de leer, pero con la constancia y la práctica es cómo podemos desarrollar estas habilidades, que hoy en día automáticamente se han vuelto lo más sencillo en nuestra vida.

También te puede interesar  Tipos de Memoria en Psicología

Aprender una nueva habilidad

Esta tarea en ocasiones puede resultar difícil, pero como ya lo hemos nombrado en este blog, lo principal es la práctica.

La práctica puede ser mantener constantemente el entrenamiento de alguna actividad desarrollar una habilidad hasta el punto de ser dominada.

Este proceso puede variar, ya que dependerá del poco conocimiento que tengamos de esa habilidad. ¿Por qué? Porque si una actividad resulta muy difícil debido a que no se conoce, ni se sabe nada en lo absoluto de ella. Será obviamente difícil de realizar.

En cambio, cuando se ha mencionado, o al menos visto como realizarla y tenemos algún recuerdo de esto. Es mucho más sencillo aprenderla, incluso algunas neuronas dejan de funcionar, debido a que es más fácil de aprender la habilidad. ¿Interesante este punto no?

Olvidar algún procedimiento

Debido a que este tipo de memoria es muy confiable, las fallas por lo general son particularmente desconcertantes e incluso angustiosas.

Debido a que la memoria es menos accesible, también tendemos a tener problemas para manejar fallas.

Las fallas ocurren cuando una secuencia de acción se interrumpe por alguna razón. Cuando esto sucede, tenemos que recuperar el conocimiento almacenado en nuestra memoria consciente, que utilizamos al aprender la habilidad.

Cuando tenemos una falla, y realmente no sabemos cómo manejarla. Una búsqueda mental consciente no va a recuperar la información necesaria, porque la información que queremos no está en nuestra base de datos accesible.

Entonces, lo que generalmente ocurre es que nos vemos obligados a utilizar nuestra copia de seguridad por defecto, la información declarativa que codificamos durante el proceso de aprendizaje original.

Esto es lo que explica la falta de fluidez en las acciones posteriores; Para recuperar la fluidez, debes participar en la secuencia de acción inconsciente.

Deja Tu Comentario